01 julio, 2010

PROPUESTA DE SOLUCION AL CAOS VEHICULAR Arq. Oscar Fernandez

Ni el "Metropolitano" ni el Tren Eléctrico son la solución, afirma decano de Arquitectos de Lima  Arq. Oscar Fernandez Cárdenas



Aunque la propuesta de un "Metro Subterráneo" en Lima es polémica por su elevado costo, constituye la única solución para el caótico problema del transporte capitalino, según la opinión técnica del decano del Colegio de Arquitectos-Regional Lima, Óscar Fernández Cárdenas, quien apunta que el "Metropolitano", que ha costado una millonada y sigue sin inaugurarse oficialmente, sólo resuelve en un 10 a 12% la necesidad de la población, un poco más que el relanzado Tren Eléctrico que únicamente cubrirá un ramal que va de Acho a Villa el Salvador.

Ante la próxima elección de un nuevo alcalde de la capital, señaló que el momento es oportuno para volver a considerar esta solución que por el contrario resolvería en un 80% el ineficiente transporte de los habitantes de Lima, si se desarrollase un proyecto integral.

"Pensar ahora en un Metro puede parecer una locura, una medida que está fuera de nuestro alcance, pero ello no quita que se trata de la mejor solución", sostiene el profesional y precisa que su ejecución se puede iniciar por etapas, sin ejecutar de una vez el proyecto completo.

Un Metro Subterráneo permitirá resolver el problema de conservación del centro histórico, el tema de la viabilidad y solucionar los numerosos "cuellos de botella" que hay en la ciudad capital, como los que existen en el centro de Lima (centro histórico) en las salidas que van hacia Zárate por la Plaza de Acho o por la avenida Zarumilla que une Lima con Independencia, con sus efectos de contaminación ambiental, caos y delincuencia.

"Todo el flujo del transporte que va a Comas, Los Olivos, San Martín de Porres y por el otro lado a San Juan de Lurigancho, pasa por el centro de Lima. Aquí la solución no puede darse por la superficie, tiene que ser necesariamente subterránea", señala el arquitecto Fernández, sugiriendo que ese sea el primer tramo del Metro limeño.

El decano del Colegio de Arquitectos de Lima precisó que ya existe un proyecto de Metro Subterráneo, pero desgraciadamente los habitantes de Lima tienen la mala suerte, dijo, de ver permanentemente al Ejecutivo peleándose con el gobierno municipal, y viceversa, sin emprender la verdadera solución al caótico problema del transporte público, con salidas viables como la licitación de este servicio.

Fernández refiere que ciudades latinoamericanas como Sao Paulo (Brasil) o Santiago de Chile, así como metrópolis europeas, han resuelto sus problemas de transporte con la construcción de sus respectivos metros. "Si confrontamos las deseconomías que han ocasionado proyectos como el Metropolitano y el Tren Eléctrico, frente a esta solución para Lima, el costo es menor", argumentó.

Coartada perversa
El decano Fernández se refirió también a la cruzada que ha realizado el colegio limeño a lo largo del 2009 y este año, junto a otras instituciones, para hacerle frente a la nefasta Ley 29090 (de Habilitaciones y Edificaciones Urbanas) que promueve las licencias automáticas de construcción y que ha llevado a que en el 98% de las edificaciones no se realice la supervisión técnica de las obras, antes, durante y después de ser ejecutadas.

Confirmó que en Lima esta normatividad ha generado una situación de caos, desorden e inseguridad, sin que las advertencias de los colegios de arquitectos y de ingenieros, así como la Municipalidad Metropolitana de Lima, la Asociación de Municipalidades del Perú y el Cuerpo General de Bomberos, hayan sido escuchadas por el Congreso ni por el Ejecutivo.

Inclusive el Tribunal Constitucional emitió una resolución ambigua que permite que los municipios sigan otorgando licencias automáticas sin la intervención de los delegados de los colegios de Ingenieros y de Arquitectos.

Por esta razón arquitectos e ingenieros están impedidos de evaluar proyectos que la ley denomina "A", de 0 a 120 metros cuadrados, y "B", de 120 a 3,000 metros cuadrados, categoría que comprende al 90% de las construcciones legales en Lima.

Sin embargo, el decano del CAP Regional Lima denunció que al amparo de la cuestionada legislación actual, ha surgido un nuevo "invento" o creación sui géneris, como son los denominados "revisores urbanos", que no son otra cosa que ingenieros o arquitectos, pero contratados por empresas para formar grupos de revisores que evaluarían los proyectos de las mismas empresas que los están contratando.

Según explicó Fernández, la coartada en estos casos es decir que los proyectos van a ser supervisados por el Colegio de Arquitectos, pero el colegio simplemente interviene para certificar que efectivamente Juan Pérez está inscrito en el colegio, si está al día en sus cuotas o en sus procesos de votación, pero no hay una evaluación del perfil profesional del individuo.

"Me parece una coartada perversa, inventarse estos grupos de profesionales que no van a hacer otra cosa que calificar los proyectos de sus contratantes", expresó.
Lima sin plan de desarrollo
¿Lima está en un callejón sin salida? "Esto es en referencia a las edificaciones, pero hay otro problema sustantivo. Lima no cuenta con un plan de desarrollo mínimo actualizado. Una capital como Lima no tiene en este momento un documento que sirva como referente o normativo, orgánico de su desarrollo. Esto sucede en el concejo Metropolitano, pero si vemos que cada uno de los municipios distritales está en capacidad de emitir ordenanzas y resoluciones sobre el desarrollo de la ciudad, entonces multipliquemos esto por los 50 distritos que tiene Lima y tendremos 50 interpretaciones de desarrollo urbano de Lima, 50 esquemas directores, con lo cual este caos se fortalece".

Svieta Topovic
Redacción